"SEÑOR TÚ HAS SIDO NUESTRO REFUGIO…" Salmo 90:1

30.03.2012 23:37

Un 2007 que se nos fue, como se nos va la vida: "porque…la vida…aparece y al rato se nos desvanece…" Santiago 4:14 L.B.D.

Un año que marco en muchos rostros el cansancio de una lucha sin tregua para sobrevivir en medio de una sociedad dura, indiferente, materialista y a veces… ¡cruel!

Esta realidad de un mundo caído fue, la que en su tiempo, hizo exclamar a Salomón: "cuando te vengan buenos tiempos disfrútalos; pero cuando te lleguen los malos, piensa que unos y otros son obra de Dios." Eclesiastés 7:14 N.V.I

Un año que se fue y dejo en muchas vidas desilusiones, añoranzas y perdidas, y en otras satisfacciones, metas cumplidas y sueños realizados.

Un año en que muchos padres notaron que su niño o niña era más "adulto", un año en que muchos padres no pudieron disfrutar de las dulces risas de sus pequeños, por que sus vidas sujetas a un horario de trabajo agotador, no se los permitió. Un año en que muchos vieron con tristeza que alguno de sus seres amados o un querido amigo, puso una tumba de por medio, por que llega un momento en nuestra vida, en que, como dijo el poeta: "levantamos anclas para jamás volver" es imposible eludir la muerte, "no hay quien…tenga poder sobre el día de su muerte…" Eclesiastés 8:8.

Un año en que algunos padres con nostalgia, vieron a sus hijos/as marchar a ciudades o países lejanos en busca de mejores oportunidades, que su patria no pudo ofrecerles. Otros, con llanto y angustia, los vieron ir con la persona que cautivo su corazón y que no era, precisamente, la más conveniente.

Un año en que vimos con tristeza a una brillante, aguerrida y joven mujer humillada y reducida a la desesperanza por sus carceleros y victimarios; ausente de su entorno, con una expresión indefinible de tristeza, vencida, sin deseos de vivir y con la cabeza inclinada. Indefensa mujer torturada por el dolor, –uno se pregunta ¿en qué cabeza cabe tanta desesperación y angustia?- aplastada por la ferocidad de sus secuestradores y verdugos.

El 2 de enero de este nuevo año vi en la calle un almanaque del 2007, pisoteado y roto el cual me recuerda un año que paso y solo vive en el recuerdo. ¿Acaso no hay vidas que pasaron por las nuestras y solo dejaron ingratos recuerdos? Este almanaque no era ya útil como no es útil una vida lejos de Dios. Lucas 15:11-31

Este nuevo año debe recordarnos que el tiempo que él nos da tiene un maravilloso propósito: reflejar a Cristo con un carácter transformado y hablarles a las personas de Jesús y de Su Amor. Mateo 28:19,20

La pregunta que él hizo a mi corazón cuando el reloj marco las 12 de la noche del 31 de diciembre de 2007 fue: ¿Qué sembraste en la vida de las personas con las cuales te relacionaste?, ¿Y qué sembrarás en este nuevo año al cual yo te he permitido entrar?, ¿Dolores, desconfianza y desconsuelo? O, por el contrario, ¿ánimo, esperanza, alegría y bendición?, ¿Cuántas palabras de amor comunicaras?, ¿A cuantos, que en el pasado te lastimaron, le has perdonado?

Un nuevo año querido hermano/a para andar en valles y cumbres y quizás por un desierto que Él tiene reservado para cada uno de nosotros. Es la divina universidad que Él ha preparado para nuestro bien. ¿Cómo creceremos en un paraíso?. Allí sentiremos cansancio, sed, miedo y soledad.

Es allí donde Satanás nos mostrara espejismos, caminos fáciles que llevan a la destrucción. Allí nuestra alma suplicara encontrar un oasis para no desfallecer. Si este es tu caso recuerda: Él ha provisto un oasis eterno para ti y para mi. Aprópiate de su invitación: "vengan a mi los que estén cansados y afligidos y yo les haré descansar." Mateo 11: 28 L.B.D

La versión internacional vierte del original a 1 de Reyes 19: 2-8 así: "…Jezabel envió un mensajero…a Elías –para decirle- que los dioses me castiguen…si mañana…no te he quitado la vida…" ¿Cuál fue la reacción del profeta? ¿Orar? no; escuche: "Elías se asusto y huyo para ponerse a salvo…camino todo un día por el desierto y se sentó…con ganas de morirse." Aquí encuentro unas reflexiones para ti.

  1. Una persona muy poderosa lo amenazo. ¿Acaso muchas veces no somos amenazados por situaciones difíciles que no podemos controlar?
  2. Le dio miedo. Hoy también hay problemas difíciles que dan miedo; perdida de empleo, abandono de la familia, ese dinero que era lo único que tenias y te lo robaron, esos síntomas que presagian que algo malo ocurre en nuestro cuerpo o tus hijos cuando están en situaciones difíciles en las que no puedes hacer nada. Un día descubres, que humanamente muchas veces estás solo. Elías lo vivió.
  3. "…huyo al desierto…" cuando nos invade el miedo, la vida dentro de nosotros, se va transformando en un desierto: soledad, escasez -en varios sentidos- y una sensación indefinible de huirle al problema y es allí cuando entramos al corazón del desierto.
  4. Deseo morir. Fue tanta la presión, que clamo al Señor que se lo llevara. Un psiquiatra cristiano nos dice: "este hombre de Dios, estaba tan aterrorizado que entro en un profundo estrés". Elías era un hombre íntegro.
  5. "De repente, un ángel lo tocó y le dijo: "levántate y come. Elías miro…y vio…un panecillo…y un jarro con agua…"

De repente, sin aviso previo, cuando uno menos lo espera, el Dios que todo lo ve, envía un ángel, el cual trae provisión. Si tú entras al nuevo año con dificultad -aparentemente insalvable- recuerda; Dios tiene un ángel para ti y con el ángel la amorosa respuesta. Hay hijos/as de Dios que son como ángeles, y es en soledad que él hace provisión y nos fortalece para seguir el camino y continuar el ministerio que él nos ha encomendado. Todos como Elías hemos sentido miedo, y ese miedo nos ha hecho huir al desierto y allí llorar. "Señor, tú has sido nuestro refugio…" Salmo 90:1. Espera en Él aunque tu carpa esté rota.

Hace muchos años una joven mujer, madre de dos niñas, fiel creyente, fue abandonada por el esposo, el cual se fue con otra mujer. Presencié el sufrimiento de esta madre cristiana; había quedado sola y desprotegida. En todo ese proceso Dios le envió un ángel para consolación y ayuda, un misionero extranjero. Hoy, ella sigue fiel al Señor; la sonrisa volvió a iluminar su rostro.

Señor: tú has sido nuestra protección, generación tras generación. Tú nos llenaste de bendición. No la merecemos, ¡somos tan débiles!. Bendice a todos tus hijos, por amor a tu hijo Jesucristo. Pedimos, de una manera especial, por los que nos hicieron objeto de su cuidado y amor. Muchas gracias por los amados que nos animan a no desmayar, ya que nos han bendecido con su amistad, ternura, comprensión y oración.

Perdona a los que trajeron en el pasado, dolor, tristeza y quisieron cerrar puertas de bendición. Ayúdanos a ser agradecidos y en este nuevo año. "Enséñanos a contar bien nuestros días, para que nuestro corazón adquiera sabiduría."

 

Nota: Hermano/a si estás en el desierto ten presente: Dios esta allí contigo. No permitas que Satanás te acuse. Tú eres hijo del Rey de Gloria. Glorifícale en medio de la prueba.

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode