¡GRACIAS POR TU GRACIA BENDITO SEÑOR!

30.03.2012 23:17

…¡No conozco a ese hombre!.. Fue la respuesta del Apóstol PEDRO por tercera vez cuando, los que estaban allí, le dijeron: "Seguro que tú eres uno de ellos". "Uno de los discípulos del Señor Jesucristo" (Marcos 14:71 Nuevo Testamento Al Día) Y remata el evangelista inspirado, la caída del Apóstol, con estas terribles palabras dichas por PEDRO, para hacer creíble su negación ante los que en ese momento lo identificaban como uno de los discípulos del Nazareno: "El comenzó a echar maldiciones. ¡NO CONOZCO A ESE HOMBRE! Les juró. (Marcos 14:71 BIBLIA INTERNACIONAL).

COMENZÓ A MALDECIR, NO CONOZCO A ESE HOMBRE, LES JURO. Palabras que resumen lo que todos los hombres han hecho, estamos haciendo y harán en todos los tiempos, en todas las culturas, sin distinción de raza, posición social y creencias religiosas. ¡Y ESTO ES NEGACION!

Mi reflexión sólo tiene sentido en relación con la negación del Apóstol; ya que en la vida cristiana hay negaciones que son indispensables si queremos ser luz y sal. (Lucas 9:23). La negación en este contexto va más allá de la acción y efecto de negar lo que uno sabe que es la verdad, aquí es negra traición, no a una doctrina, o fe de nuestros mayores o iglesia cristiana, con la cual nos hayamos identificado en el pasado, sino a una persona: Nuestro Adorable y Bendito Señor de la Gloria ¡Cristo nuestro Salvador!

Entendida así la negación es la expresión externa de la ruindad de nuestro corazón como seres humanos.

Pedro no era mejor que el Iscariote, como solemos pensar… Ni nosotros mejores que ellos ¡Así nos duela reconocerlo! Lo que hace la diferencia es un corazón humilde, quebrantado, que va a Cristo y el perdón que El nos da por su misericordia,… ¡OH Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido!,… Si confesamos nuestros pecados, podemos estar seguros de que ha de perdonarnos y limpiarnos de toda maldad, pues para eso murió Cristo (Salmos 51:17 1° Jn.1:9 N.T. al día) "Por tanto no tienes excusa, quien quiera que seas ya que practicas las mismas cosas" (Romanos 2:1).

Uno se ve tentado a pensar: "SI EL DRAMA DEL CALVARIO FUERA HOY, YO COMO DISCIPULO DE CRISTO NO LO NEGARIA COMO PEDRO". ¡El solo pensarlo es jactancia! Cristo lo confirma: "Ay de ustedes, maestros de la ley y Fariseos… Construyen sepulcros para los profetas y adornan los monumentos de los justos y dicen: "Si hubiéramos vivido nosotros en los días de nuestros antepasados, no hubiéramos sido cómplices de ellos, para derramar la sangre de ellos" (Mateo 23:29-30 N.T. Internacional). ¡Y fueron ellos los que un tiempo después, lo acusaron ante Pilatos de hacerse rey por encima del Cesar y pidieron su crucifixión! La negación se disfraza, según la persona, ocasión y circunstancia, para no ser descubierta en su fealdad y es amiga de utilizar palabras especiales extraídas del diccionario, de los psicólogos y de las entidades financieras para engañar a sus víctimas. ¡AH! Y también es experta en las medias verdades. Al miedo como el de Pedro, lo llama prudencia y espíritu de supervivencia, al orgullo; dignidad y firmeza de carácter; al amor al dinero, gemelo de un corazón mezquino; sabiduría financiera y buen juicio que nos proyecta a un futuro feliz, seguro y estable y que nos ¡blinda! de la incertidumbre de un mañana incierto. (Santiago 4:13-16). ¡Cuánto dolor, desamparo, injusticias y miseria hay en este país! Cristo nos trazó el camino con Su Palabra y ejemplo, así: El hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos" (Mateo 20:28 N.T. Internacional).

Alguien dijo: "El que no vive para servir, no sirve para morir". La consagración genuina de un hijo de Dios está íntimamente relacionada con el espíritu de la enseñanza evangélica y apostólica: Vivir para Cristo en función de entrega humilde, amorosa y sacrificial para con mis hermanos. Lo contrario es NEGACION.

LA NEGACION es no querer reconocer nuestra carencia de ternura, comprensión, perdón y compasión, para con aquellos que nos han lastimado, herido, marginado y despreciado, ¡Qué virtud hay en amar y servir, sólo a los que nos aman y sirven? Siempre sacamos una excusa, inventamos un sofisma y nos auto engañamos para convencernos de que nuestra negación no es tal, sino una "virtud" cristiana, y así nos construimos una teología cómoda, suave, en que la cruz personal no sea sino un concepto abstracto, no una experiencia personal. Estamos conscientes, que el espíritu de sacrificio y renunciación que conlleva el vivir para servir, perturba nuestro bienestar, destruye el nido de comodidad y complacencia que nuestro yo ha construido y que el amar así nos lleva al camino del calvario. El hecho de la cruz para el hijo de Dios, no sólo es historia, debe ser Dios nos lo pide, realidad cotidiana. Lo fue para Pablo "he sido crucificado con Cristo" (Gálatas 2:20) ¿Cuál es la nuestra? No vivirlo es NEGACION.

¡Cuántas cartas de personas que nos aman sin contestar! ¡Cuántas manos tendidas sin estrechar! ¡Cuántas miradas frías e indiferentes que congelan sonrisas a flor de labios! ¡Cuántas llamadas de auxilio que se pierden en el "hoyo negro" de nuestro desamor! ¡Cuántos corazones destrozados que llaman a las puertas de nuestras vidas sin recibir respuesta! ¡Cuántos silencios que "gritan" nuestro egoísmo, insensibilidad y dureza de corazón! ¡Estamos tan ocupados en nuestro trabajo, reuniones, juntas, cursillos, conferencias, estrategias evangelísticas, que no hay tiempo para involucrarnos "en detalles sin tanta importancia". Es que el Sacerdote y el Levita que "siguieron de largo" "sin interesarse por "el hombre que bajaba de Jerusalén a Jericó y que estaba mal herido", han dejado numerosos descendientes (Lucas 10:30-37) Y ESTO ES NEGACION.

Hace muchos años un creyente que estaba preparándose para asistir con su familia a un servicio dominical, recibió una angustiosa llamada de una anciana conocida que vivía en un barrio de marginados en el extremo de la ciudad, pidiéndole el favor de trasladar a su anciano esposo a un hospital, pues había "amanecido muy enfermo y no tengo medios para llevarlo; por amor a Dios ¿Usted me lo puede llevar en su carro?" Suplicó la anciana mujer. La respuesta fue: "Al salir del culto con mucho gusto, pues tengo la dirección del servicio" y poniendo punto final al diálogo, se marchó a cumplir con sus deberes religiosos. Horas después que se hizo presente en el hogar de estos solitarios ancianos, el humilde hombre había muerto, porque no se encontró quien hiciera de "Buen samaritano". Es justo reconocer que no todos los creyentes actúan como el hermano de la historia, ni que las juntas, cursillos, conferencias y otras actividades de carácter cristiano sean sin valor; sólo que el mandamiento antiguo todavía está en vigencia. "Amarás a tu prójimo como a ti mismo…" el amor… satisface las demandas de Dios. (Romanos 13:9-10 N.T. Al Día) Y que nuestras relaciones interpersonales, deben, de acuerdo con el plan divino, ser equilibradas, armoniosas, justas.

Esa NEGACION; la que desenvainó la espada en el Getsemaní (Mateo 26:51-52), la que incendió la leña, derritió el plomo y puso en funcionamiento el potro de tortura en la "Santa Inquisición" , la que cierra puertas, bloquea caminos de amor y destruye puentes de fraternidad. Es la NEGACION que vive en el corazón del prepotente, que abusa del poder, del rebelde que no respeta las autoridades puestas por Dios, (Romanos 13:1, 2, 7) del que del diálogo hace un monólogo, del que oculta su soberbia con el disfraz de la falsa humildad.

Pedro se acordó de lo que Jesús le había dicho "Me negarás tres veces" y se echó a llorar (Marcos 14.72 N.T. Internacional). Un escritor cristiano nos dice: "La primera prueba de un genuino arrepentimiento es llanto en el corazón que moje nuestro rostro y la segunda: un cambio de conducta". En su intercesión al Señor por su pueblo, el profeta clamaba por el pecado de sus hermanos de raza y fe: "¡Ojala mi cabeza fuera un manantial, y mis ojos una fuente de lágrimas, para llorar de día y de noche por los muertos de mi pueblo" (Jeremías 9:1 Versión Internacional).

Hubo momentos en la historia en que Israel era un estorbo para que los gentiles conocieran la santidad y amor de Jehová y el Todopoderoso les dice: "Dos son los pecados que ha cometido mi pueblo: me han abandonado a mí, fuente de agua viva, y han cavado sus propias cisternas rotas que no retienen agua" (Jeremías 2.13 Versión Internacional).

SIMSON, Pastor y escritor nos dice en su libro "CASAS QUE TRANSFORMAN AL MUNDO": "El mayor obstáculo para que el mundo conozca a Cristo son las iglesias cristianas", y aunque lo anterior suene como un exabrupto hay mucho de verdad en el comentario de este hombre de Dios,

Para mí con honrosas excepciones, hay un paralelismo entre el Israel de los profetas y las iglesias de nuestros días.

Dice un historiador Hindú que "GANHDI" fue un admirador de Cristo, y muchos hindúes creyeron que este gran hombre adoptaría al cristianismo en reemplazo del hinduismo, pero cuando conoció a los cristianos reformados de Sudáfrica se decepcionó y exclamó: "Cristo es admirable, más no sus discípulos" ¡y siguió en el Hinduismo! ¡Que pena! Una preciosa alma murió sin Cristo por el mal testimonio de los padres del segregacionismo más odioso que ha conocido la historia. ¡Y ESTO ES NEGACION!

OREMOS: Señor de la gloria perdónanos por negarte en nuestros hermanos, y porque muchas veces al hacerlo, ni nos damos cuenta; quizás tu mensaje a la iglesia de Tiatira sea también para nosotros a nivel eclesial y personal. ¡Muchas gracias por tu Gracia, sin ella estaríamos perdidos! Con tus manos y pies traspasados tú nos has regalado un valle donde abunda el alimento y las aguas para satisfacer el hambre y sed de nuestras almas, sólo allí seremos restaurados y bendecidos. Bendito Señor. Gracias por tu Don inefable, el Señor Jesús, en El, ¡AMEN!

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode