CRISTO: PODER Y SABIDURÍA DE DIOS

30.03.2012 23:15

De los años 1688 a 1830 se gestó y desarrolló un movimiento intelectual que se caracterizó por su racionalismo utilitarista. Es conocido como el periodo de la ilustración, fue un movimiento progresivo que nació en Europa y en las colonias de origen inglés. Sus creadores fueron hombres ilustrados y brillantes: Kant, Rousseau, Voltaire, Humboldt, Diderot, Montesquieu, Smith, entre otros.

El Dr. Ed Murphy psicólogo, escritor y pastor cristiano nos dice: "La ilustración engendró trillizos: el naturalismo, el humanismo, y el materialismo, los cuales a su vez dieron a luz el Nihilismo, que es la creencia de que todo valor moral o creencia trascendente (léase: el cristianismo con sus valores absolutos y Dios como la causa eterna), carece de fundamento racional y científico". Según esta filosofía, no hay en el campo moral y espiritual valores y verdades absolutas, todo es relativo. La existencia humana no tiene más significado que el de una vaca o estrella. Todo es producto de un accidente cósmico; la única realidad es: "si te agrada, gusta y conviene a tus intereses, hazlo". Para mi esta filosofía la gestó Satanás en los infiernos.

Me decía un catedrático de una universidad de provincia, bioquímico: "Mis investigaciones y estudios me han llevado a esta conclusión: Dios solo existe en la mente de los religiosos" ¡Que pretensión!

Alguien dijo: "Hay dos clases de ateos, los que los son por razones filosóficas y los que dicen que Dios existe, pero viven como si no existiera. Los primeros son pocos, los segundos son incontables. Escrito está: "…el conocimiento enorgullece…1 Corintios 8:1" estoy convencido que muchos intelectuales al negar la existencia de Dios no lo hacen por problemas a nivel de la ciencia, sino de la conciencia. Se niegan a aceptar en su soberbia que al final habrá un ajuste de cuentas ante un ser infinito, todo poderoso justo y tres veces santo: Dios. La palabra inspirada hace un diagnóstico y sentencia final sobre los que viven y mueren en incredulidad: …ellos conocen la verdad de Dios por instinto, pues Él ha puesto ese conocimiento en sus corazones. Desde los tiempos mas remotos, los hombres han estado contemplando la tierra, el cielo, la creación entera y han sabido que Dios existe, que su poder es eterno, por lo tanto, no podrán excusarse diciendo que no sabían si Dios existía o no… en consecuencia, sus necios entendimientos se oscurecieron…y al creerse sabios sin Dios, se volvieron aun más necios, Romanos 1:20-22 N-T viviente.

Cuando era niño, la televisión, el computador, los viajes especiales etc., eran ficción. Sesenta y cinco años después, la realidad ha superado lo que hace pocos años era fantasía. Extraordinario el progreso de la ciencia. Asombra el hecho de que el hombre haya logrado en pocos años de historia, descubrir y desarrollar inventos que han cambiado la vida de los seres humanos: trasplantes de órganos, microprocesadores, satélites al servicio de la humanidad en el campo de las comunicaciones, meteorología, agricultura, fotografía espacial, ha logrado leer el genoma humano y clonar animales con consecuencias impredecibles cuando el hombre de el paso de clonar seres humanos.

El afán de superación e invención del hombre es incuestionable, su espíritu de alcanzar nuevas fronteras es parte de la naturaza humana.

Reconocemos, los cristianos, que el avance científico es desarrollo, progreso y en muchos casos bienestar, pero también es una verdad incuestionable que la carencia de principios morales y el olvido de Dios ha sido causa de que el uso de muchos de esos inventos sea también una terrible amenaza y maldición para el genero humano.

Tenemos como ejemplo, entre muchos, las catástrofes nucleares de Hiroshima, Nagasaki y Chernobyl, las torres gemelas, el exterminio con químicos de cinco mil kurdos en Irak y el genocidio de Atocha en la ciudad de Madrid, en la cual se utilizó explosivos detonados a control remoto.

El problema no radica en la ciencia ni en los descubrimientos sino en el corazón. El diagnóstico divino es contundente: "Engañosos es el corazón más que todas las cosas y perverso…" Jeremías 17:9. Muchos hombres de gran poder y que ejercen enorme influencia: políticos, militares, gobernantes, educadores, ideólogos, filósofos, etc… "Profesando ser sabios, se hicieron necios" Romanos 1:22 y esa terrible condición espiritual que señala la Escritura inspirada es: "…porque ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios…" Romanos 1:28.

El endiosamiento de la razón, ha llevado al hombre a creer que todas las soluciones se encuentran en el mundo de la ciencia y la lógica humana. Su autoengaño le conduce a creer que todo es producto de fuerzas naturales, que el psicoanálisis freudiano tiene la solución en el mundo de la mente y emociones, que el marxismo tiene la llave de la justicia y felicidad en un futuro paraíso proletario, porque el dios del determinismo económico "así lo decretó".

En relación con todos estos maestros, guías, "libertadores" y sabios que rechazan a Dios y a su hijo Jesucristo: "en vez de creer la verdad de Dios… deliberadamente creyeron la mentira… y por eso Dios los dejó caer en toda clase de pecado… los dejo desbordarse y realizar perversidades… y se volvieron crueles, inmisericordes." Romanos 1:25,26-31 N-T viviente.

El señor Jesucristo, fue determinante cuando enseñó que el conocimiento que si vale la pena buscar, tener y vivir es el que nos lleva a obtener la vida eterna que Dios nos da ahora y para siempre. "y este es el requisito para que obtengan la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo el que tu enviaste a la tierra" Juan 17:3 N-T viviente. Los restos de Voltaire, Rousseau, Diderot, Marx, están en sus sepulcros. Pero en contraste ¡Cristo resucitó! Lucas 24:4-6 Hechos 1:3

Es innegable que estos grandes escritores y otros dejaron profunda huella en la mente de millones de personas a través del tiempo, influyendo en su carácter, conducta y obras.

En contraste con los anteriores, hay solo un hombre de carácter y virtudes tan extraordinarias, gloriosas, perfectas que se levanta a través del tiempo y la historia como el único modelo perfecto e incomparable: "El Señor Jesucristo".

Ya lo dijo con propiedad un escritor inglés y no era cristiano: "sin importar la erudición, grandeza y sabiduría de quien sea, Él, Cristo, es inimitable. El más grande hombre del pasado, presente y futuro, fue, es y será un pigmeo ante esta extraordinaria personalidad, el único que vivió lo que predicó. La persona más armoniosa y equilibrada en su carácter que ha pisado la tierra".

Y otro escritor, historiador y psicólogo nos dice: "la persona de Cristo el Nazareno, destaca como el sol de la justicia, perfección y santidad inexplicable a través de todos los tiempos, nos enseñó más en el sermón del monte, que todos los escritores, filósofos, educadores, psicólogos y psiquiatras de todas las edades".

Hay hombres que despiertan admiración y respeto; pero solo Jesús produce sentimientos de adoración; su gracia y compasión, humildad, justicia, poder, sabiduría, grandeza moral y conocimientos del corazón humano, provocó exclamaciones diferentes en todos aquellos, que en su tiempo se relacionaron con él.

Pedro el apóstol: "Apártate de mí señor, porque soy un hombre pecador," unos demonios: "… ¿Qué tienes con nosotros hijos del Dios altísimo?" el ladrón en la cruz: "acuérdate de mí cuando vengas en tu reino" San Juan: "Cristo existía antes de la creación del mundo. Sin embargo, mis oídos escucharon su voz y mis ojos lo vieron…con mis propias manos llegue a tocarlo, Él es mensaje de vida… de vida eterna y la vida eterna se nos manifestó" N-T viviente.

Apreciado lector ¿Qué sentimientos despierta en su corazón la persona del salvador?

Cristo es y sigue siendo la respuesta genuina de Dios. Al esquivo camino de la felicidad, porque la respuesta para transformar al hombre de su naturaleza pervertida y maligna, no se encuentra en los laboratorios de investigación, ni los logros científicos, ni en el naturalismo, humanismo, racionalismo y Nihilismo.

El racionalista y filósofo ateo Renan, en una acto de sinceridad y asombro después de estudiar la personalidad de Jesucristo exclamó: "…él merece ser Dios" solo que el ilustre pensador cometió el más grande error de su vida: murió sin Cristo y hoy ya es tarde para él. Ya lo sentenció Cristo para los que persisten en su incredulidad: "…si no creen que yo soy… (Dios manifestado en carne) morirán con sus pecados". Juan 8:23 N-T viviente.

¿Ya recibiste a Cristo como tu Salvador y Señor? De esta decisión querido lector, dependerá tu destino aquí y en la eternidad.

"El que cree en mí, como dice en las Escrituras, de su interior correrán ríos de agua viva." Juan 7:38.

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode