ÉL ANDUVO DELANTE DE TI…CON RECTITUD DE CORAZÓN. (1ª DE REYES 3:6)

30.03.2012 23:38

En estos días revisando mi "biblioteca" encontré una vieja revista la cual llamó mi atención, al ojear su contenido atrajo mi curiosidad un artículo titulado: "Humor cristiano". Es una carta, producto de la imaginación del autor, dirigida al apóstol Pablo.

Pienso que ese escrito es una crítica humorística a algunas normas que personas con poder han elaborado a través de los años, las cuales se transforman en barreras, tanto a nivel personal, institucional como eclesiástico, con un sano propósito; que todo marche ordenadamente conforme a toda justicia. Nuestro Nobel de literatura, García Márquez, una vez dijo: "por medio del humor se dicen grandes verdades".

Quiero advertir al lector antes de entrar en materia: esta reflexión no va dirigida personalmente a ninguna denominación, institución educativa de carácter cristiano o persona en particular. El Señor me guarde de tener tal espíritu.

Como una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, como dijo un filósofo del pueblo, reconozco, y gracias al Señor por ello, todo lo bueno necesario y útil que hay en muchas iglesias cristianas y seminarios de alto nivel educativo. También hombres de Dios que desde diferentes frentes, posiciones y con distintos dones sirven al Señor, a su pueblo y al mundo entero, entre los cuales se cuentan, comunicadores, escritores, teólogos, maestros de la palabra, profesionales, como los médicos misioneros, etc. También pastores doctos en el mensaje eterno, yo, desde mi discreto rinconcito, he sido bendecido por estos ministerios.

El artículo me proyecto a mis años juveniles (1.955) era un bebé en la fe y me congregaba en una iglesia cristiana, la cual tenia un seminario para la "formación" de pastores.

Allí conocí a Vicente, el cual tenía 44 años y un bello hogar cristiano que era un remanso de paz, hombre dinámico en la obra, era una vida que ardía para Cristo. Su rostro expresaba bondad, tenía el don de la consejería y la rara capacidad, cuando la impartía, de combinar el tacto, la gentileza y la compasión, con la sabiduría.

Fue uno de los pocos que no conocían la envidia y, por lo mismo, cuando otro era bendecido se gozaba con él, y no era maligno con su lengua. Una vez me dijo: "Tulio, nunca digas la verdad si en ella el amor esta ausente." Vicente no sabía nada de literatura, ni de los idiomas originales de la Biblia etc., pero cuando predicaba tocaba el corazón, no disertaba con bellas palabras sobre el amor, ¡lo vivía!. Tampoco decía medias verdades para torcer lo hechos. Era transparente.

Con su ejemplo aprendí que la vida cristiana es una ofrenda de amor y que nuestros pequeños y carnales intereses, debemos llevarlos al altar del calvario y dejarlos allí. Aprendí que un hermano en Cristo, no es lo mismo que uno de religión y que ese hermano esta ligado a mí y yo a él, con una relación de sangre eterna y que la sangre de Cristo hace la diferencia, a otro tipo de relación. Por eso este hombre vivía para amar, orar, adorar y servir.

Cuando servía no hacía cálculos si la persona lo merecía, porque la compasión es producto de la Gracia, no de merecimientos personales, y el creyente debe ser hombre de Gracia.

Este hombre, decían todos los creyentes: tiene corazón de padre y pastor. Hoy creo que ambas palabras con su significado son indisolubles, Él no era el pastor oficial de la iglesia, solo su ayudante, pero era el que hacía los entierros, visitaba y predicaba en semana. Esto porque el pastor, teólogo, docto en griego y hebreo, psicólogo y una autoridad en historia del Medio Oriente, se mantenía muy ocupado dando conferencias en seminarios y retiros de pastores. Este buen hombre, nos dijo una vez. "Vicentico atiende la iglesia porque yo tengo cosas muy importantes que hacer". Solo que Vicente dejó las huellas de Cristo en nuestros corazones y el pastor… información intelectual. Muchos años después el Señor me hizo entender que, como dice el dicho, no son todos los que están, ni están todos los que son. Y que este mundo caído esta lleno de injusticia.

Poco tiempo después, unos hermanos fueron comisionados por la iglesia para proponer al hermano Vicente, como candidato para ingresar al seminario. Pensaban que Vicente podía llegar a formar parte de la nomina oficial de la denominación, como futuro pastor.

La junta misionera prometió estudiar el caso y a los pocos días, esta fue la respuesta, de la cual dejo con ustedes. Algunos apartes: …lamentamos no poder aceptarlo como estudiante para prepararse para el ministerio pastoral por las siguientes razones:

  1. Su edad…preferimos hombres más jóvenes… por las duras exigencias del ministerio.
  2. Su salud…los certificados médicos nos muestran que es delicado en esa área…nuestros estatutos son claros; necesitamos hombres en buen estado físico.
  3. Su preparación académica es deficiente; los estudios intermedios de Vicente no cumplen los requisitos de nuestra misión, para ingresar al seminario es indispensable una preparación superior o al menos cuatro semestres de nivel universitario.

Vicente humildemente acepto el veredicto y siguió sirviendo al Señor. Nunca dividió la iglesia, aunque el 90% lo respaldo; allí permaneció hasta el final.

Vicente durmió en el Señor por causa de un homicidio; su vecino, un anciano, estaba siendo víctima de un maleante el cual estaba golpeándole salvajemente y el bueno de Vicente se coloco en medio para salvarle la vida y lo logro; de esta manera pereció al recibir un golpe que le destrozo la cabeza.

En este siervo se cumplió Juan 15:13. Vicente fue una antorcha que dió tanta luz -la luz de Cristo- que rápido se consumió. Él fue para los jóvenes y para mí, lo que Pablo para Timoteo. 2ª de Timoteo 4:5-8.

Un vez me dijo, cuando yo iba a tomar el camino mas fácil, "hermano Tulio: al llegar al próximo cruce en tu vida, toma siempre el camino mas alto" ¡y me libro de la derrota!. ¡Que lastima!; fui y soy de menor talla espiritual que él, pero aun así, al tomar decisiones, su ejemplo y consejo me han ayudado. Los mejores sermones de este varón no fueron en el púlpito, sino en su hogar y en sus relaciones con todas las personas que trato. 1 Timoteo 3:4-7

Cuando su cuerpo fue entregado a la tierra, el pastor tuvo un gesto de humildad, al decir: "nos equivocamos con Vicente; el nunca necesitó un titulo oficial de pastor. Él era pastor y yo su colaborador. Él vivió para Cristo, para amar y servir. De él me atrevo a decir lo que Salomón le dijo a Dios de David, su padre: "…él anduvo delante de ti en verdad… justicia, y con rectitud de corazón…" 1 Reyes 3:6. Aquí dejamos el cuerpo de un hombre que vivió conforme al corazón de Dios."

No quiero terminar esta reflexión sin dejar en claro; que Dios si pone condiciones para aquellos que anhelan ejercer el noble ministerio pastoral. 1ª de Timoteo 3:1.7 y Tito 1:5-9. Un genuino pastor no se "cocina" en las aulas de un seminario sino en el cielo. La cultura religiosa que se imparte en cualquier institución religiosa, está bien en su lugar y sólo será útil si el que desea ser pastor la subordina a los principios morales y de amor. Sabiduría, justicia y santidad. Hombres íntegros, cumplidores de sus promesas y que andan en rectitud. Estas virtudes sólo se aprenden y viven con Él. Una de las mayores tragedias, nos dice un escritor es que… "existen muchos vacíos en lideres cristianos, no todos, falta de compromiso y entrega. Pastores en que el profesionalismo ha remplazado a la consagración."

El que esto escribe nunca ha sido pastor oficial de ninguna congregación, pero si ayudante de hombres muy valiosos, solo que…nunca tuve ni tengo las cualidades del que fue como un padre y al mismo tiempo pastor, Vicente.

En el próximo articulo deseo compartir contigo el resto de esta meditación, y, como Colofón, la carta de "humor cristiano" que el Señor utilizó para animarme a escribir esta reflexión.

Nota: las iglesias tienen diferentes formas de gobiernos; desde el episcopal, que tiene su pleno desarrollo en la Iglesia romana. En el extremo de este sistema de gobierno, se encuentra el gobierno congregacional, del cual los bautistas son grandes exponentes. Entre estos dos sistemas, existen diferentes combinaciones de episcopalismo con el sistema congregacional. También que en la iglesia latinoamericana la mayoría de pastores y misioneros son personas, que con entrega, sirven a Cristo.

1 De Reyes 3:6

Dicen los biógrafos que el libertador, Simón Bolívar desde niño, recibió la bienhechora influencia del educador Simón Rodríguez, el cual implanto en él los nobles ideales de la libertad. Estos fueron el semillero, para que años después, Bolívar emprendiera la titánica tarea de libertar a los territorios que hoy conforman cinco países latinoamericanos.

El caso contrario lo encontramos en Adolfo Hitler. Tuvo una infancia desgraciada; Su padre despótico y violento, lo "educó" con máxima rigidez, propinándole maltratos verbales y brutales palizas. Sembró su amargura y odio en el corazón del futuro dictador y genocida.

Los frutos amargos del odio en el hijo, sembraron muerte, destrucción y dolor al mundo, en la segunda guerra mundial, que este desencadenó.

Todos los seres humanos somos influenciables, para bien o para mal. Esa influencia comienza en el hogar; nuestros padres son los primeros y más importantes educadores, después recibimos la influencia en la escuela, colegio o universidad, etc. Alguien nos marco en el pasado.

Yo no fui la excepción. En mi joven vida cristiana, el Señor me relacionó con el pastor Vicente. Él dirigió mis pasos en mi niñez espiritual. No fue Vicente intelectual, tampoco un doctor, ni brillante predicador, pero si tenía el amor, la paciencia y la sabiduría del cielo. Nunca recibió salario (como es lo usual en muchas denominaciones) pero si ofrendas y diezmos que algunos hermanos le daban con amor, porque sabían que era un hombre de Dios. Porque Vicente había gastado sus pocos bienes sirviendo a otros y a la obra, en la cual el Señor le había puesto. Su tesoro estaba en el cielo.

Nunca se quejó. Su lema fue: "Dios me ama y mi vida es de El. Él cuida de mi." Hoy pienso: Vicente habría podido decir sin faltar a la humildad, "sed imitadores de mi, así como yo de Cristo" 1 Corintios 11:1 Su ultima obra la hizo cuando dio su vida por su vecino.

No fue perfecto, solo Cristo lo es, pero amó y sirvió hasta el fin. Su muerte me hizo recordar la de Dorcas. La iglesia lloró su partida. Hechos 9:36-39

Como esta piadosa hermana, Vicente hizo muchas "túnicas" para dar. "Túnicas de amor, comprensión, humildad, consejo, bondad y tiempo en la visitación". En la iglesia había un dicho: "lo que el pastor predica el domingo, Vicente lo vive."

Cuando este varón fue rechazado, por la junta misionera, para ingresar al seminario con el fin, en el futuro de ocupar una plaza de pastor en esa organización cristiana, yo pude, con el tiempo, aprender cosas valiosas, que me han ayudado a discernir problemas y dificultades que han golpeado mi vida, y en algunos casos, cuando la tormenta arrecia, a refugiarme en el Señor y a no culpar a otros . Deseo compartir con el amado lector estas vivencias.

Todos en la vida nos toca tomar decisiones; ya sea con nosotros mismos o en relación con otros y cualquier determinación nos afectará, ya sea la nuestra o la que otros tomen de nosotros. En el caso de Vicente, los líderes tomaron una decisión que afecto a Vicente, a su familia y a la iglesia. Esa decisión no fue correcta. Lo reconoció el pastor y los lideres después que Vicente murió…pero ya era tarde. Una mala determinación puede destruir mucho bien.

Yo nunca dude de la sinceridad de las personas que le cerraron las puertas a Vicente. Los lideres que gobernaban la misión eran buenos creyentes y honestos, pero estaban "amarrados" a normas que otros habían puesto, "para guardar el orden y conservar el alto nivel académico de nuestros pastores" Explicó el cuerpo gobernante. Hoy pienso: los que están al mando cometen errores, porque elevan las normas a nivel de dogmas.

Conclusión: La sinceridad no siempre camina con la sabiduría.

  1. La toma de decisiones:
  2. La sinceridad en la toma de decisiones.
  3. La oración antes de tomar decisiones.

Ellos (informaron a la iglesia) oraron antes de responder la petición de la Iglesia y la oración es primordial, pero en este caso la respuesta no fue sabia. ¿por qué en algunos casos no hay respuestas?, ¿hasta dónde el libre albedrío del hombre interfiere la voluntad permisiva de Dios?. No lo sé. Solo se me ocurre algunas ideas:

¿Que aprendí con Vicente?

  1. Hay casos en que antes de orar, el ser humano ya se ha hecho una "hoja de ruta" sobre el asunto y su oración sólo es un mecanismo de escape para paliar la culpabilidad o la duda que esta latente en lo mas profundo de su ser.
  2. En otros casos, el consejo o sugerencias que recibimos están sesgados por la envidia, ignorancia o desinformación que nos llegan de fuentes contaminadas. Es que las zorras de Sansón todavía andan sueltas, ya no en el campo de los "filisteos", sino en la viña del Señor y ¡dañan por que son la expresión egoísta del yo!. Nadie duda de la importancia y la necesidad de orar antes de tomar decisiones, tampoco de que la sinceridad y el consejo, de personas maduras, también lo son: pero cada decisión requiere tiempo y un buen ejercicio espiritual delante del Señor. La voz de Él es apacible y solo se escucha cuando nuestro corazón esta sintonizado con el Suyo. Las interferencias externas e internas desubican nuestro corazón y las respuestas no son de Él aunque así lo creamos. 1 Reyes 19:11-13

    Él tenia el don de pastor y el testimonio, el establecimiento religioso no lo reconoció. Pero nunca exigió que lo reconocieran y nunca desconoció la autoridad que lo marginó. Siempre la respeto; aunque ellos tenían en sus oficinas la placa de sus doctorados. Toda la iglesia cuando se dirigía a Vicente, le decían con respeto: "hermano pastor"

    1. Respeto por la autoridad. Romanos 13:1,2
    2. La humildad.

No solo los respetó sino que les colaboró en el lugar que el pastor le designó. Una vez le dijimos: "que injusticia cometieron contigo" sonrió y nos respondió: "no tanta hermanos; a mi me fue mejor que a David" y nos remitió a 2 Samuel 16: 5-11. Después agrego: "tengan presente que David fue un hombre conforme al corazón de Dios y si yo hubiera nacido en el tiempo de David me hubiera sentido honrado con ser su escudero.". Sabíamos que este hombre si era humilde. Nunca busco preeminencia. Hoy estoy convencido que la humildad es una preciosa virtud que solo se aprende a los pies de Jesús. Todavía lucho con la sombra de mi soberbia. Mateo 11:29. Demás esta decir: que el Señor nos libre de la falsa humildad. Cuando con obstinación nos negamos a reconocer nuestros errores, la realidad de nuestro declive esta a la puerta.

Algunos apartes de la imaginaria carta al apóstol Pablo.

Señor Saulo o (Pablo)

"misionero" independiente.

Corinto, Grecia.

…Hemos recibido su solicitud para servir en nuestra misión…hicimos un extenso análisis de su hoja de vida. También oramos y ya tenemos la respuesta del Señor. Su caso nos sorprendió. Sabemos que sufre de una enfermedad en los ojos y esto es un problema insuperable para el desempeño pastoral. Exigimos visión 20-20. (2 Corintios 12: 7. Galatas 4:15). Algunos hermanos nos han informado que usted esta fichado por haber estado dos años preso en Cesarea y también encarcelado en Roma, porque su falta de prudencia y diplomacia provoco conflictos. Nuestra misión no acepta personas con pasados judiciales manchados (Hechos 16:12-23. 24:27. 25:12) ni personas tan violentas.

Usted ha molestado a respetables e importantes hombres de negocios en Efeso y, como si lo anterior fuera poco, acusó en la iglesia de Corinto a un pobre miembro de la congregación y lo hizo expulsar. Eso nos habla de su falta de compasión, no hay campo en nuestra iglesia para extremistas. (Hechos 19:23-29. 1 corintios 5:1-5). Su ministerio es demasiado aventurado para tenerlo en cuenta; primero estuvo en Asia menor, luego en Macedonia, Grecia, Italia. etc. y ahora de un loco viaje a España. Queremos ministros estables. La concentración es más importante que la abarcación. Grábese nuestro lema: "el que mucho abarca poco aprieta." Además usted. Es un pequeño Pablo. No pretenderá ganar a todo mundo para Cristo ¿o si? Romanos 15: 23-25

En un reciente sermón usted dijo: "Galatas 6:14…de nada me gloriare sino en la cruz de Cristo…" Nos parece que debería sentirse orgulloso de nuestro ecumenismo, nuestra historia eclesiástica, nuestros seminarios, nuestros excelentes teólogos y predicadores estrellas… ah y de nuestras hermosas capillas. Usted se refiere asimismo como Pablo el anciano. Nuestras reglas no admiten, para trabajar en la obra, a personas que pasen de 50 años, necesitamos personas jóvenes. Nuestro presupuesto no da para gastos de salud y entierros.

También usted confiesa necesidades y sufrimientos. 1 Corintios 4:11, 12, Filipenses 4:12. Creemos que usted tiene un problema personal con el Señor. Nos gustaría impartirle nuestra nueva visión sobre la prosperidad. Ningún hijo de Dios tiene por qué sufrir, escuche bien; en ninguna área de la vida. El doctor Lucas informa que usted es un hombre pequeño, calvo y frecuentemente enfermo. Eso nos extraña porque el Señor Jesús llevo sus enfermedades, ¿no llevo las suyas?. Esto si nos hace dudar de su fidelidad… o conversión.

Necesitamos gente robusta, sana y mejor si son profesionales sin problemas financieros. Usted, no califica.

Nunca hemos visto candidatos al pastorado con "cualidades" tan opuestas a nuestras modernas reglas. Su personalidad y antecedentes son deprimentes. Lamentemos informarle que nuestra junta misionera también tiene reservas con hermanos independientes, no encaja en nuestros estatutos. El Señor nos revelo que usted como pastor y misionero seria un fracaso.

Como sabemos que usted fabrica tiendas (Hechos 18:3) le recomendamos que siga en su oficio y no se embarque en ministerios a los cuales el Señor no lo ha llamado. Eso si, hable con los lideres de su iglesia y es posible que lo tengan en cuenta como portero de la capilla en los días de culto. No se desanime. Le dejamos el texto de un hermano que no conocemos: "todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4.13)

Que el Señor lo bendiga

Fraternalmente: la junta misionera.

Le confieso: cada vez que me acuerdo de la carta no puedo contener la risa; yo no se quien fue el que dijo: "el humor es tan serio que nos hace reír…" y todo lo que paso con el hermano Vicente y el humor que hay en esta carta es pura coincidencia. ¿Verdad?

Reconozco, aprecio, admiro y respeto a personas que han sacrificado su bienestar y su seguridad y han abandonado sus prósperos países para venir a otros como el nuestro, a comunicar las buenas nuevas, cualquier diferencia en cuestiones secundarias y administrativas, no pueden desdibujar el amor, identidad, relación y compañerismo cristiano que nos une hasta la eternidad.

Todo nacido de nuevo merece mi consideración. Juan 3.6-7

 

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode