EL SER MÁS MARAVILLOSO QUE ANDUVO ENTRE LOS HOMBRES JUAN 1:18

30.10.2012 10:39

Algunas de las afirmaciones más axiomáticas y autoritarias de la palabra de Dios las encontramos en los primeros 18 versículos del primer capítulo del evangelio de Juan.

Tomemos por ejemplo la afirmación del texto Juan 4 “En Él estaba la vida” lo que el apóstol está diciendo es que Jesucristo no solo es quien posee la vida, sino quien la origina y quien dispone de ella.

El propósito principal de Juan al escribir el evangelio que lleva su nombre era demostrar que Jesucristo era y es Dios. Por tanto todo lo que tiene que decir tiene relación con su convicción fundamental en cuanto a la deidad de esta persona histórica que se llama Jesús.

Su propósito no es contarnos en cuanto a Jesús el hombre, nacido en Belén, sino en cuanto al Cristo el Dios, quien se convirtió en Jesús el hombre para salvar a los hombres de sus pecados.

El emperador Teodosio, en el siglo cuarto, negó la deidad de Cristo cuando su hijo Arcadio tenía unos dieciséis años, decidió convertirlo en su socio en el gobierno del imperio. Entre los grandes hombres que se reunieron para felicitar al nuevo portador del púrpura imperial, se encontraba el obispo Amfíloco, él hizo un discurso elegante al emperador, y cuando estaba a punto de marcharse, Teodoro exclamó: ¡Qué! ¿No te referiste a mi hijo? Entonces el obispo se acercó a Arcadio y colocando sus manos sobre su cabeza dijo: “Que el Señor te bendiga hijo mío” el emperador despertó en furia por este insulto y exclamó. ¿Qué? Ese es el respeto que tienes para con un príncipe hecho de igual dignidad a la de mi mismo? Amfíloco respondió: Señor ¿tanto te has ofendido por mi aparente descuido hacia tu hijo, porque no le di iguales honores a los tuyos?

Entonces ¿Qué debe pensar Dios de ti, el Dios eterno, cuando tú degradas a su Co-Igual y Co- Eterno Hijo al nivel de una criatura diciendo que es inferior al Padre?

Con el fin de comprender los primeros 18 versículos del capítulo 1 de este precioso evangelio, trate de leer el versículo 19 y cuando haya terminado, devuélvase y lea los primeros 18 versículos y vea si no está de acuerdo con esta conclusión: Cristo es el Dios que se humanó para salvar al pecador. Para entender mejor el mensaje de todo el evangelio, debemos comenzar con el versículo 18 que dice: “A Dios nadie le vio jamás, el Unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer “aquí nos damos cuenta de que se hacen dos afirmaciones en cuanto a Dios: (1) que Él es invisible para el hombre, ninguna persona puede verlo en su esencia. Es Espíritu. (2) que alguien llamado

Jesús lo hizo visible. La mente humana, sin la revelación escrita solo puede imaginarse a Dios. Esto es porque Dios en contraste con el ser humano es infinito; Todopoderoso, el origen de la sabiduría, poder, gloria y majestad. Y como dijo el teólogo Aquino: Él es la causa que no tiene causa, porque es eterno, Él existía antes del tiempo, espacio, materia y energía. Este es el bendito y precioso Salvador que adoramos los creyentes cristianos: “El Verbo eterno” y aquel verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Verso 14

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode