JOVEN: "MEJOR REPRENSIÓN MANIFIESTA QUE AMOR OCULTO"

30.03.2012 23:42

Proverbios 27:6

"no formen yunta con los incrédulos… ¿Qué comunión puede tener la luz con la oscuridad? ¿Qué tiene en común un creyente con un incrédulo?" 2 Corintios 6:14,15 N.V.I

Lo que me animado a escribir esta sencilla reflexión es una gran preocupación por la flexible actitud que muchos jóvenes creyentes, en el área sentimental, tienen cuando desean formar hogar. Lo anterior puede deberse a varias causas; Se me ocurren las siguientes: falta de enseñanza en el hogar, rebelión de parte del creyente a la directriz divina, secularización de los valores cristianos, con el pretexto del "desarrollo de la personalidad", la libertad, la tolerancia y los tiempos nuevos. También el que en muchas iglesias se prohibe las uniones mixtas sin profundizar el tema. Los jóvenes exigen respuestas claras.

Muchos jóvenes dan su corazón a la persona que no aportará al nuevo hogar paz, armonía, comprensión, dignidad y respeto porque lo anterior, no es cuestión de educación, solo es posible en corazones transformados por el Espíritu Santo, personas nacidas de nuevo. Juan 3:6-8.

Si usted querido hermano/a está en el presente caso, le suplico en el nombre del Señor, que haga un paro en el camino y reflexione, como lo hice yo en mis años juveniles. Piense, no en sus deseos, si no en el futuro de usted, de los hijos que vendrán y el impacto que ese matrimonio, como influencia, causará en la juventud de su iglesia. ¿Qué tienen en común dos personas que espiritual y moralmente se mueven y viven en dimensiones diferentes?, qué tienen naturalezas espirituales disímiles. ¿Y padres espirituales distintos en naturaleza, propósito, metas y destino?. Léase con detenimiento 2º Corintios 6:14-18.7:1. Allí encontrará el pensamiento de Dios sobre el por qué repudia las mezclas.

Joven: la escritura declara que sin Cristo como Salvador y Señor - lo primero conlleva a lo segundo - la persona está muerta espiritualmente para Dios. Porque Cristo es el dador de la Vida. Efesios 2:1 Juan 11:26,27.

Cuando usted se enamora y se casa con una persona en la cual Cristo no vive, se ha enamorado y casado con un muerto/a,esta figura es fuerte, pero es real porque el Señor lo declara, "…todo aquel que vive - biológicamente - y cree en mi no morirá eternamente…". La muerte espiritual es la perdición Eterna. ¿Desde cuando una persona esta muerta espiritualmente?. "El que en Él cree, no es condenado: pero el que no cree, ya ha sido condenado…" Juan 3:18, "ya ha sido condenado" implica que esa persona está desde ahora, en este mismo instante, en este momento, condenado o muerta para Dios. Excluido del Reino de los Cielos.

Quizá usted este pensando: "no es mi caso, mi novio/a, es creyente. Asiste al culto, toma la cena etc.". Lo anterior es bueno, pero le advierto; no es prenda de garantía un ciento por ciento. 2º Timoteo 3: 1-6.

El Señor le dice: tenga cuidado con las falsificaciones. Porque "…tendrán apariencia de piedad. " La paráfrasis la Biblia Al día dice: "… debes saber,…que en los últimos tiempos (en los que vivimos) va a hacer muy difícil ser cristiano (genuino creyente)… preferirán divertirse antes que adorar a Dios. Irán a la iglesia, si, pero en el fondo no creerán lo que oyen. No se dejen engañar… se ganan la amistad de mujeres tontas…" Si usted en esto busca el rostro del Señor, espera en él, y desea obedecer, Él le dará la persona adecuada en el marco de sus hijos/as, redimidos.

Amado joven: dejo contigo el consejo de Dios, si lo pones por obra el te bendecirá y te protegerá del engaño. "Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón. Encomienda al Señor tu camino; confía en él y él actuara." Salmo 37:4,5 N.V.I. Cuando salgo a la calle tengo conciencia que estoy rodeado de muertos espirituales. Personalmente, no viviría con un muerto. Cuando usted se casa con una persona sin Cristo se va a vivir con un muerto/a.

No ore al Señor para que le de en esto libertad de elección, él ya declaró su voluntad en el asunto: "…no se unan en matrimonio con los que no aman al señor…" 2º corintios 6: 14 L.B.D y el no divino es rotundo.

Recuerda: "mejor reprensión franca que amor oculto" proverbios 27: 5. Sobre todo, guarda tus sentimientos, porque ellos influyen en la totalidad de tu vida. Cuídate. Mantente en la senda y estarás a salvo. No tomes el atajo; - o el camino fácil - retira tu pie del peligro. Proverbios 4:23, 25,26 L.B.D

No son los muertos

Los que en dulce calma

Reposan en las tumbas frías.

Muertos son, los que tienen muerta

El alma; y viven todavía.

"pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, aunque estábamos espiritualmente muertos a causa de nuestros pecados, nos vivifico en Cristo - solo por su gracia infinita somos salvos - además, nos elevo con Cristo de la tumba a la gloria…" Efesios 2: 4-6 L.B.D

Decía en articulo anterior que se sentía mucha preocupación por la falta de conocimiento o desobediencia que muchos jóvenes creyentes tienen en el área sentimental cuando piensan que ya es tiempo de formar su hogar, y no tienen en cuenta, no valoran, el mandato divino de, "no formen yunta (no se casen) con los incrédulos…" (Personas no regeneradas Juan 3:3), 2 Corintios 6:14. Cuando lo anterior sucede, el creyente desencadena una serie de acontecimientos destructivos, que con el tiempo, obstaculizarán el propósito de Dios en levantar, como banderas, ante el mundo, hogares santos en los cuales se tenga altares de adoración, santidad, justicia y amor. Y así Él pueda decir; "viviré en ellos y caminaré entre ellos…por eso él dice: "salgan de en medio de ellos, apártense…no toquen sus inmundicias, y yo los recibiré con los brazos abiertos…" 2 Corintios 6: 16,17 L.B.D.

Aquí lo esencial, lo que cuenta no es la buena moral, aunque este valor es importante, la religión, educación y buenas maneras, etc. El asunto es de vida, de naturaleza espiritual. ¿Que visión tiene usted de lo que es ser hijo (a) de Dios? ¿Cuál es la diferencia entre "creer en Dios" y ser nacido del Espíritu? Santiago 2:19, Juan 3:6-8

Es posible que su princesa este revestida de buenas cualidades y virtudes, pero eso no la hace hija de Dios. ¡Esta es la sustancia del asunto!. Si su amado(a) no tiene la vida abundante que solo Cristo puede dar, esta ante Dios tan carente de vida divina, como los huesos de mi abuela. "…pude observar que había muchísimos huesos secos… completamente secos." Ezequiel 37: 1,2 L.B.D

Se de unos pocos casos de creyentes, que por la Misericordia del Señor y porque no tienen tanta luz, se casaron en desobediencia y su pareja llega ha nacer en Cristo. Pero esos casos son la excepción; no la regla. Ten cuidado de no provocar deliberadamente al Señor en algo tan delicado como es violar las señales que Él ha colocado en el camino real, no tomes atajos o caminos fáciles, no juegues con algo tan vital para ti, para la iglesia y para Él. Casarse con una persona no creyente es adulterio espiritual.

Se que esta reflexión tendrá muchos contradictores, como los tuvo en el pasado, uno de ellos fue Sansón, es que este joven se guiaba por los sentidos y a pesar de la oposición de sus padres. Jueces 14:3. Tomó a una mujer filistea con el mismo argumento de muchos jóvenes del siglo XXI. "por que ella me agrada" y como este ensayo no resulto, nuestro joven como "buen caballero" vuelve y repite con otra joven filistea. Desprecio el mandato divino y el consejo de sus padres y pago su andar liviano con su libertad, sus ojos y su vida. Jueces 16:1-31

Es triste decirlo: pero por ahí andan muchos sansones buscando "filisteas" con la misma visión: "ella nos agradan"; y por eso pierden el entendimiento, la libertad, pues son encadenados por la pasión. 2 Timoteo 2:22 y la vida espiritual en su crecimiento se estanca y a nivel de servicio, el Señor los saca de "circulación", como lo hizo con Sansón.

Un joven cristiano de "avanzada" me decía: "uno no puede interpretar este mandamiento-2 Corintios 6:14- literalmente. Vivimos en un mundo distinto al del apóstol, las culturas y costumbres son diferentes. La tolerancia y comprensión deberían primar en los pastores, en este aspecto," Si tu piensas lo mismo te diré: no es potestad del hombre cambiar la directriz divina. El NO de Dios es claro. Cuando Él señala un camino, es con un propósito de amor; quiere protegernos de sufrimientos, desgaste y amargura. Quiere hogares santos. La desobediencia del creyente, en esta área, es catastrófica para él, para la iglesia y para el testimonio cristiano. No tengamos en poco el NO de Dios.

Sí, vivimos en una época diferente a la de Sansón y nuestra cultura occidental y moderna no es la misma en la que vivió la iglesia primitiva, pero la diferencia entre la luz y las tinieblas, Cristo y el demonio, el creyente y el incrédulo no ha caducado, permanece. Dios no ha bajado ni cambiado el estándar de santidad para el hogar de sus hijos. Ojalá podamos decir como Josué "pero si ustedes les parece mal servir al Señor (obedecerle)…mi familia y yo serviremos al Señor" Josué 24:14,15.

Hay cosas que uno puede escoger, otras no. No se puede escoger los padres, el sexo, ni mi apariencia externa, pero si pude escoger, entre el pueblo de Dios, a la que hoy es mi esposa. A usted también Dios le da libertad de elección, solo le dice, ya sea usted soltero, viudo (a), "…libre es para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor" 1 corintios 7:39

"Pero el rey Salomón amó…mujeres extranjeras…de las cuales Jehová había dicho a los hijos de Israel: no os llegareis a ellas…por que…harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses (costumbres y creencias corrompidas) y cuando...era viejo…inclinaron sus corazón tras dioses ajenos…" 1 Reyes 11:1-11. Joven creyente: sea más sabio que Salomón.

No quiero terminar esta sencilla meditación sin dejar con usted una palabra de consejo, reflexión y sabiduría apostólica: "la verdad de Dios es un cimiento…firme… (Inconmovible) huye de las cosas (programas, lecturas, conversaciones) que suelen provocar malos pensamientos en las mentes juveniles…ten fe y amor, disfruta el compañerismo de los que aman al Señor y tienen corazones puros.

Con mansedumbre, trata de corregir a los que están confundidos (o extraviados) por que si les hablas con dulzura…es posible que con la ayuda de Dios abandonen ideas (o conductas) erradas…" 2 Timoteo 2:19-26 L.B.A

Joven: que el Señor te de sabiduría, fortalezca tu voluntad y tengas dominio propio. Recuerda: "mas confiable el amigo que hiere que el enemigo que besa." Proverbios 27:6 N.V.I. El Señor te bendiga.

Escribir para la juventud no es fácil, lo reconozco. Es una hermosa etapa de la vida que se va cuando uno menos lo piensa y en la cual se toman las decisiones más importantes de la vida, las cuales nos marcarán para siempre. Una de ella es la elección de la persona con la cual deseamos formar un hogar. Eclesiastés 11:9,10

He pedido al Señor sabiduría, discreción y humildad al escribir estas reflexiones y he tratado en lo posible, de colocarme en los zapatos del joven hermano a que en su legítimo deseo de buscarse una compañera - o - se ha enredado con una "filistea" o un "egipcio".

Mi propósito es advertir, ayudar, edificar y animarle a investigar más sobre el asunto. Demás esta decir, sus sentimientos son respetables; solamente que permita al Señor guiarle conforme a su propósito santo y no solo a los deseos de su corazón, el cual, no es perfecto. Jeremías 17:9. Le animo a utilizar las Escrituras con el mismo objetivo del salmista. Salmo 119:105

Tenga presente: una relación amorosa con personas no regeneradas por el Espíritu Santo amarra emocionalmente y es el inicio del camino a la fornicación espiritual por que, "…el que se une al Señor, un espíritu es con él". 1 Corintios 6:17; es lo mismo, el que se une sentimentalmente a una persona en una condición espiritual, un espíritu es con ella. Recuerde: usted es ajeno - a- porque él lo redimió y compro con su vida y sangre. 1 Corintios 6:19 ,20 ¡usted es de EL! No deserte.

En mi ministerio he presenciado muchos matrimonios arruinados, jóvenes con el corazón quebrantado viniendo a mí para oír de mis labios un camino de escape a una situación casi insostenible y de la cual yo era solo un espectador, ante un hecho consumado. Hijos destruidos emocionalmente y confundidos en el área espiritual por el impacto de vivir dentro de una atmósfera llena de recriminaciones, amargura, hostilidad y desamor. Un verdadero campo de batalla donde todos son perdedores.

Acababa de predicar el sermón dominical hace muchos años en una capilla de otra ciudad, cuando una joven creyente con señales de maltrato me dijo con lagrimas en los ojos y voz quebrantada por el dolor: "hermano Tulio, me case hace cinco años con un joven "cristiano" que me cautivó por su porte varonil y su alto nivel académico. No quise investigar su trasfondo familiar como me lo aconsejaron mis padres –y ciertas actitudes de incipiente rebelión contra los hermanos que lideraban en la iglesia -, pase por alto lo que el Señor ordena en 1 Pedro 5:5. Animada por el que hoy es mi esposo me subleve contra los amorosos consejos de mis padres, los cuales hoy lloran mi desgracia. Hoy soy una mujer atribulada, antes de casarme el ¿Señor? Me "iluminó" en sueños que ese joven era el hombre que él había apartado para mí como esposo, hoy entiendo que Satanás me engaño porque yo misma se lo permití, al hacer caso omiso a la Palabra y al sabio consejo de mis padres y ancianos de mi iglesia. Allí comenzó mi caída y calvario en el cual estoy atrapada".

Aquí en este país hay varios grupos religiosos que andan y toman decisiones a la luz de sueños y revelaciones extra bíblicas, algunas iglesias hacen énfasis en estas experiencias, colocando a las Escrituras en segundo plano. El tema de estas reflexiones no es un estudio de este tipo de "revelaciones", ni mucho menos menospreciar aquellos hijos de Dios que con corazón sincero buscan respuestas, de esta manera a sus interrogantes, dudas, indecisiones y deseos. Me permito dejar con usted un breve apunte del escritor Dan Vander: "tenemos que tener cuidado con lo que llega a nuestra mente, a nuestros ojos y oídos. El príncipe de las tinieblas es experto en presentarnos falsificaciones en el campo espiritual. Es hábil, astuto y mañoso.

Debemos estar equipados con el Espíritu y la Palabra de Dios para discernir el oro de la verdad y el oropel de la mentira. Sobre sueños y visiones son muy pocas las que son genuinas, Hay casos, y son pocos, de alucinaciones producidas por trastornos en las neuronas o proyecciones de la mente subconsciente. En esta área, si no tenemos cuidado, podemos ser engañados por espíritus mentirosos que nos manda mensajes al subconsciente, los cuales son proyectados en sueños; mentiras sazonadas con "pedacitos" de verdades, el diablo es experto en mezclar la mentira con la verdad, lo hizo con Cristo cuando el estaba bajo la presión del hambre, pero fracasó. Mateo 4: 1-11; 2 Corintios 11:14, le mencionó la palabra y le mostró -en visión- todos los reinos del mundo.

No debemos olvidar que todos tenemos sueños muy reales de vez en cuando, y que todas las imágenes de nuestros sueños son proyectadas por nuestro subconsciente y que el padre de la mentira (Juan 8:44) revolverá la verdad de las Escrituras con la mentira para atraparnos. Él trastorna los tiempos proféticos en nuestra mente, él se mete por la puerta trasera de nuestros anhelos y necesidades más profundas para cambiar el letrero divino de pare, por el de ¡adelante! Amado hermano: este no es un ataque a su fe, es una voz de alerta para que este en guardia. 1 Pedro 5:8

Él quiere arrastrarnos al mundo paranormal, para que desviemos la mirada de Su Palabra, por lo anterior la Escritura nos alerta Efesios 6: 11-17 "…en la batalla precisarán…el escudo de la fe, para detener los dardos de fuego que arroja satanás, la espada del Espíritu que es la palabra (las sagradas Escrituras) de Dios."

Mi oración es que usted sea victorioso. Él conoce su necesidad de amar y ser amado. Él quiere darle en esta área la persona adecuada, justo la que usted necesita. Permítale guiarlo y no pase por alto el marco divino de su palabra inspirada. "…los proverbios del rey Salomón…para enseñar a su pueblo como debían vivir,…proceder en cada circunstancia, que fueran entendidos,…advertir a los jóvenes respecto algunos problemas que encontrarán. ¿Cómo adquiere sabiduría el hombre? Primero confiando en el Señor y reverenciándolo. Solamente los necios se niegan a recibir enseñanzas…" Proverbios 1:1-9 L.B.D y usted no es necio ¿verdad?

Nota: el misionero ingles, Flipe Nunn nos dice en un estudio bíblico; "si sueños, visiones y mensajes nuevos son "palabra de Dios" debemos darle el mismo valor que le damos a la Escritura, pues no es posible que algunas palabras de Dios tengan más autoridad que otras.

Es cierto que Dios ha hablado por sueños y visiones en el Antiguo Testamento y Nuevo Testamento…él es soberano y puede hacerlo –si lo desea- en nuestros días, pero no es la regla divina para nuestros tiempos. Tengamos cuidado en creer que todo sueño o pesadilla es mensaje divino, es muy peligroso creerlo. El problema con este tipo de revelaciones es que son muy subjetivas y generalizadas; no son especificas en tiempo, lugar y personas, como si lo son las revelaciones en las Escrituras. Aunque hay excepciones.

Tenemos como ejemplo la revelación en sueños de José para recibir a María, la revelación a los magos para no volver a Herodes, y la orden a José para que se fuera con María y el niño a Egipto. Mateo 1:20,21; 2:12, 13,19

El que basa las decisiones, su vida y ministerio sobre cosas subjetivas está propenso al engaño satánico. La revelación de Dios en las Sagradas Escrituras es la única base firme y objetiva"

Los que en el pasado incursionamos, por ignorancia, en la filosofía rosacruz, tenemos muchos elementos de juicio para comprender, como en esta área, los demonios engañan, especialmente a las personas que buscan señales y a los que viven buscando cosas novedosas, como experiencias psíquicas, que es el canal por medio del cual se revela el mundo paranormal; el cual está –en muchos casos- asociado con la parapsicología, la percepción extrasensorial y los "viajes fuera del cuerpo". En este terreno es común recibir mensajes de "seres de la luz y guías espirituales" los cuales dan mensajes "bonitos" y en parte bíblicos para no alarmar a sus víctimas. Recuerde lo que el Señor nos advierte en Jeremías 14:14. Hay una nueva corriente doctrinal en algunas iglesias de corte carismático, en que creen que la espiritualidad de un hijo de Dios esta íntimamente relacionado con los dones, especialmente los milagros, los sueños y las profecías. En este contexto el fruto del Espíritu es secundario. Esta es la condición de niñez espiritual –en muchos casos- lleva al orgullo espiritual. 1Corintios 3:1,3; 13:1-13

En los artículos anteriores hemos tratado lo que Dios ordena a sus hijos en la fundación de un nuevo hogar, ya lo hemos visto a la luz de 2corintios6:14-18 y de otros pasajes bíblicos a fines al tema.  Los creyentes somos como pueblo de Dios, llamados a tomar decisiones responsables que edifiquen para bien nuestras vidas y que honren y den gloria a Dios.

Por esto y otras razones la libertad del creyente solo será bendecida si se fundamenta en el marco de su divina voluntad.

Vimos como ejemplo que Sansón y Salomón conociendo el mandamiento divino de no unirse en yugo desigual con personas que no formaban parte del pueblo de Dios, desobedecieron y fracasaron en su vida espiritual. También hemos sido testigos de hermanos/as que cayeron en desobediencia en esta área y han cosechado dolor, amargura y desilusión.  Jóvenes que eran una promesa para en el futuro liderar el pueblo de Dios; arruinaron sus vidas y como Salomón terminaron “…Tras dioses ajenos” 1Reyes11:4.

También vimos otras consecuencias nefastas; hogares destruidos, los sentimientos maltratados, el llanto de los sueños desechos y las más hermosas ilusiones rotas  y lo más cruel: hijos sin hogar y muchas sillas vacías en la iglesia.

Amado hermano/a: no se si usted ha entrado en camino de rebelión en este aspecto. Si este es su caso, deténgase a tiempo, vuelva su rostro al Señor, no se de el “lujo” de congelar su alegría y echar por la borda su felicidad en ese patrón de desobediencia a que muchos hijos/as de Dios se han amoldado.

Comentamos que la única base sólida para la formación de un hogar es:

1-Que los futuros contrayentes sean hijos de Dios transformados por el Espíritu Santo.

2- Que Cristo sea el Señor de la vida de los nuevos contrayentes.

3-Que los principios bíblicos del respeto, la constancia, la honestidad, el trabajo, la fidelidad, la justicia y el amor sacrificial sean llevados a la práctica en la conformación del nuevo hogar.

Como estos artículos son leídos por muchas personas, he recibido cuestionamientos de algunos jóvenes cristianos que se enamoraron de alguna hermosa “filistea” o de un “egipcio” elegante.

  1. Objeción: José se casó con Asenat, una egipcia hija de un sacerdote pagano “…Y si el lo hizo –y José fue integro- ¿Por qué yo no lo puedo hacer?"; me cuestionó un joven. 

Personalmente no tengo todas las respuestas, solo se me ocurre decir que José no tenía la Biblia –menos el Nuevo Testamento- como usted y yo la tenemos.  La Escritura no nos dice nada sobre esta mujer; yo no se si Asenat creía en el Dios de su esposo; por esta razón y otras solo queda el hecho de que era egipcia y no se puede afirmar de que fuera un matrimonio mixto, solo se que ella conocía la integridad de su prometido y futuro esposo y por lo mismo decir de él, como el faraón “… ¿Acaso hallaremos a otro hombre como este, en quien este el Espíritu de Dios…?” Genesis41:38.  Creo que esta mujer adoraba al Dios de su esposo.  

  1. Objeción: “Si el piadoso Booz tomó por esposa a una moabita que no era del pueblo de Dios ¿Por qué yo mujer cristiana no puedo casarme con un joven que no confiesa a Cristo?, ¿y si a él le fue bien porque me va a ir mal a mi?” Me refuto una joven creyente.

De primera mano es verdad que Rut era de origen pagano, pero también es verdad que ella recibió de parte de Noemí su suegra un poderoso testimonio que cambio sus primitivas creencias y por lo mismo le dijo a su suegra: “…Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios será mi Dios” Rut1:16.  Es claro que Rut cuando se casó con Booz adoraba al Dios de Israel.

Creo haber dado luz sobre una cuestión tan delicada, el por qué un hijo de Dios debe ser selectivo en el área sentimental, cuando proyecta formar un hogar.  Una de esas razones es de hondo contenido espiritual y moral: “La esposa es parte del esposo mientras este vive…” 1Corintios7:39 LBD.

¿Crees que si tu matrimonio sale mal arreglas tu situación divorciándote?. Te equivocas; el divorcio es otro mal que deja profundas cicatrices en el alma y en algunos casos hijos con padres o madres postizos y eso es ¡otra tragedia!.

Ser creyente genuino es condición imprescindible en la persona que un creyente elija como futuro cónyuge; pero lo anterior no es suficiente para casarse con cualquier creyente.  ¿Qué quiero decir? Que entre los millones de creyentes, Él solo ha señalado uno para ti, uno o una que va a hacer la persona precisa, adecuada a tu personalidad, guardando un equilibrio de unidad en el marco de las diferencias de personalidad.  El matrimonio –como la trinidad- es una unidad compuesta.

Es triste decirlo; hay muchos matrimonios cristianos que son el producto de decisiones personales –en el que nunca se busco el rostro de Dios para inquirir su voluntad-  y sin tener la paz de Dios sobre el asunto. Y por lo anterior u otras razones –como diferencias de metas en la vida- no son matrimonios bendecidos sino tolerados.

De estas uniones uno escucha en voz baja comentarios como: “Yo siempre creí que como el desempañaba un ministerio en la iglesia, mi matrimonio seria de bendición y no de frustración”.  Lo anterior sucede por ignorar otros aspectos de la personalidad, carácter, visión y cierto grado de madurez. El matrimonio es una unión de amor con responsabilidades y compromisos recíprocos; no para personas en que priman mentes infantiles, a no ser que tú quieras cargar con alguien que aunque creyente, es un minusválido emocional producto de raquitismo espiritual.

Joven: que el Señor te ayude a entender algo muy importante; uno no se casa para que lo hagan feliz, uno se casa para hacer feliz al elegido o elegida… hasta que la muerte cierre la puerta de la vida.

Observa a tu novio/a; un día ese rostro perderá su lozanía y ese cuerpo el vigor y la agilidad. La belleza y atractivo físico –que ahora te atraen- desaparecerán y ese ser amado que escogiste llegará con el paso del tiempo a ser un o una anciana con todas las limitaciones que imponen los años.  Debes escudriñar tu corazón delante del Señor y pedir su guía. ¿Perdurara tu amor, ternura, cuidado y fidelidad hasta el fin de la jornada, cuando el Señor te llame a su presencia?.

Ten presente: el amor no es solo sentimiento, es voluntad en acción.  El Señor espera que 1Corintios del 1 al 13 sea llevado al marco del matrimonio y puesto en práctica.  Solo así habrá bendición en tu futuro hogar.

Pasan los años y nuestros hijos se van –es la ley de Dios. Mateo19:5-6-.  Llega la ancianidad y con ella el desgaste, como la Escritura nos la describe “Acuérdate de tu creador ahora que eres joven, -para honrarlo, obedeciéndole- antes que se rompa ese cordón de plata, la vida, se quiebre, la escudilla de oro y el cántaro se quiebre junto a la fuente…y el polvo vuelva a la tierra de donde vino y el espíritu regrese a Dios que lo dio”. Eclesistes12:6-7 LBD.

Es en esa edad que uno más aprecia y siente la importancia de, con la ayuda del Señor haber hecho una buena elección.  Alabamos al Señor por haber unido nuestra vida, en mi caso personal, a una hija de Dios; fiel a El y al hogar.

Refresca la mente y alegra el corazón poder decir con la sabiduría inspirada “…Hallar una esposa realmente buena valdrá más que piedras preciosas. No te servirá de estorbo sino que te ayudara toda la vida” Proverbios31:10-12 LBD.

Estoy seguro que las anteriores palabras son también aplicables a los esposos cristianos.

Joven: ¿Dónde encontraras personas con tan valiosas características?. No en un motel, ni en una discoteca, ni en una pasarela, tampoco en la calle.  La encontraras entre el pueblo de Dios, adorando, alabando y sirviendo al Todopoderoso.  Abre los ojos de tu alma y pídele sabiduría que el te guíe en la consecución de la persona que El tiene para ti, y que al ennoviarte tengas presente el consejo divino: “Los encantos pueden engañar y la belleza no dura, pero la mujer que teme a Dios y lo reverencia será grandemente alabada” Proverbios31:30 LBD.

Dijimos que es fundamental para un hijo de Dios, al ennoviarse, hacer su elección con una persona en la cual more el Espíritu de Cristo.  Aclaramos  -y dijimos algunas razones- el por qué el creyente no debe contraer matrimonio con el primer creyente que agrada a sus ojos y se cruce en su camino. Antes de establecer una relación es importante tener presente lo siguiente:

  1. Orar con honestidad sobre el asunto.  Tenga presente el principio divino: "…hasta que la muerte los separe".
  1. Observar el carácter, los valores; si el elegido/a tiene cierto grado de madurez, a pesar de su juventud. Por lo anterior da tristeza ver a hombres adultos enamorando niñas.
  1. Darse el tiempo adecuado para que los que lideran la iglesia local nos ayuden con su consejo y que las circunstancias estén en armonía con el propósito que tenemos: formar nuestro hogar conforme al plan divino, 1 de Pedro 5:5.

Recuerde: no es prudente en algo tan transcendental apresurarse, menos  si hay dudas y no hay paz en el corazón.  El matrimonio no es un empleo al cual yo puedo renunciar si las cosas no marchan como yo lo había planeado; pero si es una escuela constante donde se irá aprendiendo lecciones de paciencia, bondad, abnegación y cortesía que nos integrará como una unidad en función de servicio y entrega en la consecución del bien común. Allí se irán eliminando muchas prácticas egocéntricas, limando asperezas y desarrollando nuevas virtudes.  El hogar necesita ser cuidado hasta que la muerte nos separe.

Tenga en cuenta amado joven: El Señor utiliza tiempo, circunstancias y personas pero sobre todo Su Palabra para darnos orientación, guía y mostrarnos Su Voluntad.  Debemos afinar nuestras “antenas” espirituales para captar con claridad el si o el no divino.

En el matrimonio cristiano –para ser exitoso- tiene que existir armonía interpersonal en cuanto a valores cristianos, compartiendo una misma relación y posición cristocentrica.  No es lo mismo nuestra relación con el resto de las personas con las cuales no se requiere sintonía espiritual en sus distintos niveles, en el mejor de los casos, solo una amistad de afecto, respeto y servicio.

Podemos como personas redimidas tener relaciones amistosas con un amplio grupo de personas por razones diferentes; trabajo, deporte, estudio, vecindad, etc. lo cual es indispensable como miembro de la comunidad en que vivimos y como seres sociables que somos por naturaleza, conveniencia, utilidad y necesidad.  Por lo anterior se pueden tener amigos y familiares no creyentes con los cuales nos tratamos y compartimos otras actividades pero sin tener compatibilidad espiritual, porque a la luz de las Escrituras es un imposible moral y espiritualmente.

Se nos advierte: “¿…que compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿O que parte el creyente con el incrédulo?” 2 Corintios 6: 14-16.

Esta porción bíblica nos habla también por inferencia de otros yugos desiguales, como hacernos miembros de organizaciones de carácter religioso o filosófico en los cuales Cristo es rechazado como Dios manifestado en carne 1 Juan 2: 22,23 –masoneria, gnosis, nueva era, testigos de Jehová- etc., o movimientos radicales en los cuales se levantan banderas de odio, discriminación de clases y raza. Estas asociaciones pueden comprometer nuestro testimonio y poner en juicio nuestra integridad cristiana.  Pero el propósito de estos artículos no es ese tipo de relaciones, sino el matrimonio, ya que solo de el dice el Señor “…y serán los dos una sola carne…” y "hasta que la muerte los separe".

Un estudiante cristiano me cuestionaba: “Usted fuerza la interpretación de los textos en 2 Corintios 6: 14-18 ¿Dónde se encuentra la palabra matrimonio en esa escritura?”. “Es verdad, respondí al hermano, pero el espíritu de los textos esta en armonía con todo lo que la Biblia nos enseña: Dios prohíbe a sus hijos mixturas matrimoniales”.

Debemos ser honestos y reconocer que la enseñanza apostólica en relación con el matrimonio si tiene implicaciones fundamentales en la formación de nuevos hogares entre el pueblo de Dios, y que si en esto fracasamos la culpa no es del “destino”, menos de Dios, sino nuestra.

Muchos creyentes creen que lo fundamental para casarse es estar profundamente enamorado.  Lo anterior es importante, más no suficiente.  O como me decía un joven creyente enamorado de una creyente de “chocolate”: “yo no puedo vivir sin ella" y le tocó vivir sin ella, porque al año su princesa se transformo en una persona huraña, desconsiderada e infiel, que lo abandonó.

Antes de casarse me decía: “La quiero tanto que mi amor la cambiará”  ¡pobre hermano! La que lo cambio fue ella, porque lo hundió en la tristeza.

Escuche joven hermano/a: Nadie por mucho que le den, va a convertirse a Cristo; se necesita una intervención divina y la decisión personal para que se produzcan cambios, y lo anterior es un proceso que puede llevar toda la vida. Si tu eres tan valiente para soportar con amor años de conflictos, desengaños y quizá traiciones, hazlo pero no habrá seguridad de cambio por el solo hecho de que la quieras o lo quieras; como nos lo dice en su canción un cantante español: “La quiero mas que ha mi vida, la quiero más que a mis ojos, como el aire que respiras, más que ha la madre mía” suena muy romántico pero no es real.

No cometas el error del Quijote, que en su locura creía que su Dulcinea era una fina princesa cuando en la realidad era solo una tosca, vulgar y fea aldeana. Lo anterior es una figura de una triste realidad espiritual en pleno siglo XXI.

La vida matrimonial es un desafío a nuestra madurez, es un caminar en el cual escalamos dificultades, con sueños de realizaciones futuras, es un andar con nuestra pareja en comprensión, sabiduría y ternura en los buenos y malos tiempos, sufrimientos, fracasos, soledades, alegrías y victorias, dejando en el camino del tiempo un legado de bendiciones a nuestros descendientes, iglesia y sociedad.

Al casarse usted será el guía del hogar que fundo y su esposa el corazón.  Dios nos hará responsables como cabezas y espera que honremos la palabra que dimos en el altar.

Tengo la esperanza que la promesa del Señor se concretará en su vida al buscar entre el pueblo de Dios a la persona adecuada para formar su hogar.  “…El guiará a toda verdad,…El les hablará –en su palabra- acerca del futuro…El les mostrará mi gloria” Juan 16: 13-15 LBD.  

Tenga presente: Él lo guiará, no lo empujará. Él le hablará, no le gritará.  Él le mostrará, no se lo meterá o no se la meterá por sus ojos. Su voz es suave y su llamado tierno ¿Esta usted listo/a a escucharle?

De usted es la elección y de Él mostrarle el camino y la persona adecuada…en el tiempo de Él.  Él no se equivoca, nosotros si, por lo anterior: “Encomienda a Jehová tus obras y tus pensamientos serán afirmados” Proverbios 16: 3.

Lo anterior no excluye el espíritu de observación –buen criterio, sentido común y poder discrecional –sensatez, prudencia, tacto y sabiduría. No confundamos nuestros sentimientos –emoción desbordada- hacia alguien, con el verdadero amor, las emociones son chubascos de verano.  El verdadero amor si conlleva emoción pero va más allá, es firme, sereno, fiel y va hasta el final –cuando el cabello se platea, el rostro se arruga y el caminar es más lento, allí esta él.

Cuando era joven escuchaba una canción que decía: “Cuando una amor se siente no se piensa, cuando un amor se piensa no se siente”.  ¡Porque muchos lo creyeron!  Construyeron su hogar sobre la opinión de un bohemio, el cual como no lo pensó se caso y fracaso, y después tuvo toda la vida para pensar que era lo que había fallado.  “…Los necios se niegan a recibir enseñanza.  Escucha a tu padre y a tu madre…La sabiduría clama…pidiendo atención.  Les he rogado pero en vano.  Porque han menospreciado mi consejo y reprensión y algún día van a estar en dificultades…angustia y tribulación.  Cerraron los ojos ante los hechos…me volvieron la espalda, menospreciaron mi consejo”. Proverbios 1: 7-30 LBD.

…¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y que comunión la luz con las tinieblas? ¿Y que concordia Cristo con Belial? ¿O que parte el creyente  con el incrédulo?

2 Corintios 6: 14-15.

Joven creyente: que el Señor te de mucha sabiduría y que la emoción de joven enamorado no nuble tu entendimiento de creyente. Esa es mi oración.

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode