NECESITO UN CAMBIO

30.03.2012 23:34

"Quiero Una nueva vida, me voy para Canadá, aquí no hay porvenir, así sea uno un profesional no se consigue empleo y el sueldo si logra emplearse es de hambre".

"Vivo triste y estresado, ¿Cómo sostener a mi familia con dignidad si uno no gana para cubrir las necesidades mas elementales?, alquilaré mi casa, venderé mi carro y me marcharé para España, allá mi vida cambiará, será sin estos conflictos que me roban la paz".

"Pedí el divorcio; mi esposa es insoportable, quiere vivir en un nivel alto a pesar de que no le falta nada y aun así vive amargada y me amarga la vida, con otra mujer mi vida cambiará".

Yo he escuchado estos comentarios y otros similares de personas que creen que sus difíciles circunstancias económicas o relacionales son el origen de su estrés, mal genio, resentimiento, rencor, amargura y carencia de amor, compasión, justicia y paz interior. Me permito aclarar que la paz no es ausencia de conflictos, sino que siempre las respuestas a esos conflictos serán en el marco del amor y la paz.

Muchas personas razonan que un traslado a otra nación, que una mejor remuneración o el cambio de pareja es la clave fundamental para una vida nueva en que la armonía y la paz serán en su vida una realidad.

Es verdad que innumerables personas en este país sufren por falta de oportunidades, producto de enormes desequilibrios socioeconómicos y culturales, causado por el egoísmo, ambición e injusticia de nuestra clase política, gobernantes, legisladores etc. Con honrosas excepciones.

Dios les pedirá cuentas, "El esperaba justicia…rectitud, pero a sus oídos llegaron gritos de opresión. Ustedes (los poderosos) compran propiedades para que otros no tengan donde vivir. ¡Edifican casas en medio de extensos terrenos para vivir a sus anchas! Pero el Señor…ha decretado para ustedes un espantoso destino." (Isaias 5:7-9. La Biblia al Día)

Es verdad que hay parejas "disparejas" que por diferentes motivos no pueden vivir en armonía y han hecho de su hogar un lugar frió, sombrío, en que el amor brilla por su ausencia.

Pero como el tema de esta reflexión no es la justicia social, ni la convivencia matrimonial, sino el cambio interior, no haré sobre el particular más comentarios.

La causa de la falta de paz verdadera y permanente en el corazón no es, en el nivel espiritual, un problema externo sino estructural. La solución empezará a ser real cuando comprendamos y aceptemos que el mal está en nuestra propia personalidad, y comencemos a buscar la solución en aquel ser del cual dio testimonio el ángel Gabriel cuando le dijo a María: "…el poder del altísimo te cubrirá… por que para Dios no hay nada imposible." (Lucas 1:35,37 N.V.I.)

No conozco a ningún agricultor que siembre semillas de maíz y espere cosechar trigo, por una razón de sentido común; la ley de la genética es clara y matemáticamente cierta: cada semilla solo da plantas del mismo género. Génesis 1:11.

En el mundo moral y espiritual hay una ley divina similar. "No se engañen ustedes, nadie puede desobedecer a Dios y quedar impune. El hombre siempre recogerá lo que siembre." (Gálatas 6:7 la Biblia al Día.)

El Señor Jesucristo reafirmó este principio de causa y efecto. "…el mal… brota de la suciedad del corazón y corrompe a las personas…" (Mateo 15:16-20. La Biblia al Día.). El salmista David reconoció en su naturaleza moral esta inmutable ley. "Yo se que soy malo de nacimiento; pecador me concibió mi madre" (Salmo 51:5 N.V.I.)

Si usted quiere darle un cambio trascendental a su vida, mire en su interior con honestidad y acepte que su motivaciones, pensamientos y vida están manchados por el mal, vuelva su rostro a Dios y clamé su misericordia diciendo: "ten compasión de mi, oh Dios, conforme a tu gran amor…borra mis transgresiones; lávame de mi maldad y límpiame de mi pecado." (Salmo 51:1,2 N.V.I.)

La culpa de nuestros desajustes emocionales y falencias morales que nos roban la paz, no está en nuestras relaciones interpersonales ni en la carencia de bienes, sino en el aislamiento de la fuente de todo bien, amor, misericordia y toda justicia: Dios.

No culpes a los demás; como agentes morales somos responsables de nuestros sentimientos y acciones.

No te preocupes por cambiar a nadie, además nunca lo lograras, preocúpate por cambiar tú.

El problema es la clase de corazón con que nacimos. Dios en Su Palabra nos da una radiografía de Él, "nada es tan engañoso ni tan absolutamente perverso como el corazón. Nadie es capaz de conocer a fondo su maldad, solo el Señor lo conoce, él escudriña todos los corazones y examina los mas ocultos móviles…" (Jeremías 17:9 la Biblia al Día). Y solo el Señor puede transformarlo… ¡si tú quieres! Y en un acto de humildad te vuelves a Él.

En medio de tu oscuridad interior Él tiene para ti tres promesas:

1.- "Conduciré a los ciegos… los guiare… ante ellos convertiré en luz las tinieblas…" (Isaías 42:16 N.V.I.)

2.- "…Me vino esta palabra de el Señor…yo les daré un corazón nuevo; y les daré deseos nuevos y rectos y pondré un espíritu nuevo…les quitare sus corazones de piedra y pecado y les daré…corazones de amor" (Ezequiel 36:16-26 la Biblia al Día.)

3.- Mira a Jesús, el Salvador y recibe, por medio de Él y en Él la vida eterna que puede y quiere darte: "en él estaba la vida…más a todos los que le recibieron (a Cristo)… les dio potestad de ser hechos hijos de Dios." Juan 1:4,14.

En estos días en la ciudad de Medellín un equipo de especialistas trasplantó un nuevo corazón a un hombre que tenía tan deteriorado el suyo que le era imposible seguir viviendo con él.

Ni este hombre ni nosotros, solo los especialistas, podían colocarse o colocarle otro corazón. Recuerde: lo que es imposible para ti no lo es para el Creador, sin importar tu religión, filosofía, cultura y educación; te es imposible por tu propio esfuerzo llegar a ser espiritual y moralmente un nuevo hombre, solo Dios podrá ponerte un corazón nuevo.

Permite que el Cirujano Eterno transforme tu vida. Esa fue la experiencia de Pablo, el apóstol, el cual antes era un sicario, asesino de cristianos, un día tuvo un encuentro con el Cristo resucitado el cual cambio su corazón y pudo exclamar, "…si alguno esta en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado lo nuevo!" (2ª de Corintios 5:17)

Que el Señor te bendiga y te ayude a tomar decisiones sabias.

Contacto

Cristianos-colombia

tulitogomez2000@yahoo.es

Buscar en el sitio

Fotografía utilizada según la normativa de Creative Commons Steve Wilson - over 2 million views thank you  Dios os bendiga

Haz tu página web gratisWebnode